Los Mossos d'Esquadra han detenido este sábado a dos personas acusadas de un delito de agresiones y lesiones por un ataque, presuntamente homófobo, que ha tenido lugar en el Metro de Barcelona.

Los hechos se han producido en la Línea 4 y el joven atacado ha tenido que ser atendido de una profunda herida con corte bajo el ojo y de diversos hematomas por todo el rostro.

Según ha informado la víctima a través de las redes sociales, los cuatro agresores le han increpado cuando se dirigía a trabajar y le han acosado, hasta que ha bajado del vagón del metro, en la estación de plaza Urquinaona, donde le han tirado al suelo y le han apaleado.

El agredido ha explicado que los atacantes eran cuatro jóvenes, que le han empezado a insultar cuando ha entrado en el metro y que han seguido haciéndolo cuando se ha cambiado de asiento. Una de las frases que le han lanzado más repetida ha sido: "¡Tú no eres un hombre, eres un maricón!".

LLAMADA DE ALARMA

El joven, viéndolas venir, ha intentado pedir ayuda a través de los interfonos del vagón. Pero, al comprobar que no había respuesta, ha decidido bajar del metro. Ha sido en ese momento cuando los jóvenes le han tirado al suelo y le han dado patadas.

Aunque al principio ha intentado defenderse, finalmente, al ser tantos los atacantes, ha preferido recojerse en ovillo hasta que han llegado los vigilantes de seguridad. Éstos han llamado al SEM, un equipo del cual ha atendido a la víctima y le ha dado el alta allí mismo.

Tras ser informados de lo ocurrido, los Mossos d'Esquadra han llevado a cabo una investigación que al final ha conducido, como decíamos al principio, a la detención de dos personas. No obstante, la policía ha puntualizado que, en principio, todavía no podía asegurar que se trataba de una agresión homófoba.

(Fuentes de TMB han explicado a Efe que el conductor del metro habría dado aviso al centro del control para que activasen la seguridad ante la llamada por el interfono interior del vagón. TMB está recogiendo imágenes de lo ocurrido de las cámaras instaladas tanto dentro del vagón como en la estación y andenes para entregarlas a los Mossos).

PISARELLO SE PONE LAS PILAS

Tras conocer lo ocurrido, el primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, ha informado que el gobierno municipal está haciendo "seguimiento del caso" junto con el Observatorio contra la Homofobia, y que "no permitiremos ningún paso atrás".

"Haremos lo que sea necesario para que esta agresión no quede impune", ha tuiteado Pisarello, que ha añadido que la LGBTI-fobia no tiene "cabida" en el Eixample, ya que se trata de un distrito "reconocido por su diversidad y convivencia".

CAMPAÑA ANTI-MACHISTA

Lo ocurrido este sábado se ha producido, curiosamente, un día después de que Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) y el Ayuntamiento presentasen una campaña para rechazar los comportamientos machistas en el Metro, ya que los medios de transporte público son el lugar donde se producen más habitualmente estas agresiones en el espacio público.

Según reveló la Encuesta de Violencia Machista de 2016, el 21% de las agresiones que se producen en el espacio público de la capital catalana se registran en los transportes públicos, lo que supone una de cada cinco.

Las agresiones machistas en el transporte público suelen consistir en tocamientos, rozamientos y exhibicionismo, entre otras -en otros lugares del espacio público conllevan más a menudo agresividad y violencia-, y el nivel de denuncias ante casos de agresiones leves es muy bajo.