ARCHIVADO EN:

Poco más de media hora es el tiempo que un niño de seis años ha pasado atrapado en un conducto de ventilación de la red eléctrica, en plaza de Espanya. Los bomberos lo han rescatado después de que cayera por el agujero al, supuestamente, salirse la tapa que lo cubría.

La caída se ha producido minutos antes de las 21:30 y los bomberos han accedido al conducto para extraerlo en poco más de media hora, cuando han llegado los técnicos de Endesa, antes de las 22:10, según testigos presenciales. En la operación se han movilizado, además de los Bomberos de Barcelona, la Guàrdia Urbana, los Mossos d'Esquadra y el Servei d'Emergències Mèdiques (SEM).

TRASLADADO AL HOSPITAL

El niño ha sido trasladado al Hospital infantil Sant Joan de Déu por precaución, aunque tras una primera observación, el personal del SEM señaló que se encontraba en buen estado.

Al parecer, el niño estaba jugando con su hermana cuando se subió a un pivote que cubre el agujero y que cedió, arrastrando al niño hacia el interior.

INVESTIGACIÓN DE FECSA

Un portavoz de Fecsa, a quien pertenece la instalación, ha indicado a Efe que se ha abierto una investigación sobre el suceso, si bien ya ha precisado que "la reja de ventilación, en forma de chimenea", estaba sujeta por unas tuercas y que "alguien se entretuvo en desaflojarlas" y llevárselas, "con el riesgo que eso comporta".

Los técnicos de la compañía, que apunta a un posible caso de vandalismo, volvieron a sujetar esta chimenea de ventilación y pusieron una vallas de señalización alrededor.