ARCHIVADO EN:

Una persona fue encontrada muerta, el pasado 23 de septiembre, en una finca ocupada por un grupo de narcotraficantes en el barrio de Horta. La noticia la ha dado a conocer la hermana de Manuel Valls, Giovanna, y ha sido confirmada por los Mossos d'Esquadra a Metrópoli Abierta. Según la policía autonómica, el cuerpo del fallecido no presentaba signos de violencia. Presumiblemente, murió de una sobredosis.

El dia de la Mercè, Giovanna Valls publicó tres tweets en los que informaba de la muerte de una persona, situada entre las calles de Sant Gaudenci y Salses. Un grupo de los ocupantes del mismo inmueble protagonizó, a finales de agosto, una reyerta con cuchillos en plena calle que se prolongó durante horas. El caso fue denunciado también por la hermana del exprimer ministro francés y actual regidor en el Ayuntamiento de Barcelona.

FIESTA EN EL INMUEBLE

Los Mossos d'Esquadra recibieron el aviso poco antes de las 19.00 horas del pasado lunes. Hasta la finca se desplazaron también efectivos del Sistema de Emergencias Médicas (SEM), Guardia Urbana y los servicios fúnebres. Según Giovanna, la persona podía llevar varias horas muerta cuando fue localizada, ya que la noche anterior hubo una fiesta en el inmueble. Antes de que llegaran los servicios de emergencia, el hombre fue atendido por médicos del cercano Centro de Urgencias de Atención Primaria de Horta, pero no se pudo hacer nada por él, relata Giovana en conversación con este medio.

En uno de los textos publicados en Twitter, Giovanna dice que ahora esta zona de Horta, antaño una "hermosa esquina, "es un nido de porquería, pero también es algo mucho peor: un nicho de muerte y de degradación. Aquí viven o se atrincheran una banda de individuos que atemorizan a todo un barrio".

PENDIENTE DE DESALOJO

Ls finca está ocupada desde el pasado mes de mayo y los vecinos están a la espera de que el edificio sea desalojado cuando se disponga de la pertinente sentencia judicial. Tras la pelea del pasado agosto, los ocupantes se han encerrado en la finca y salen menos que antes. Según la hermana del concejal de Barcelona pel Canvi, no se han producido nuevos enfrentamientos. Teóricamente, tras la reyerta se reforzó la presencia policial en la zona, pero Giovanna dice que tampoco ve tantos agentes. Para los vecinos de este rincón de Horta, es urgente que la finca se desaloje porque la situación que están viviendo es insostenible.

Como informó Metrópoli Abierta hace unos días, los locales de la finca funcionan como punto de venta de droga. Entre los vecinos también hay un cierto resquemor con el propietario de la finca, al que culpan por no haber tapiado el inmueble. Además, lamentan que haya tardado demasiado en denunciar la ocupación, lo que demorará la orden de desahucio por parte del juez. “En esta calle antes había un colmado, una peluquería y un bar, pero todos ellos cerraron. El dueño se desentendió de sus propiedades, que no tardaron en ser ocupadas por este grupo de narcos”, explicó un vecino.

ACOSO A MENORES

Durante las primeras semanas tras la ocupación, los residentes de esta zona de Horta comprobaron que la convivencia con los narcos iba a convertirse en un infierno. “Se meaban y hacían sus necesidades en la calle, empezaron a aparecer coches con los cristales rotos, acosaban a las menores de un colegio cercano…”, enumeró entonces Giovanna a este medio.