Los Mossos d'Esquadra han comunicado este viernes la detención de cinco hombres, de los cuales tres son menores de edad, por delitos de “lesiones y atentado a agentes de seguridad privada del Metro de Barcelona".

Los hechos se produjeron la madrugada del 22 de octubre de 2017 cuando seis individuos entraron a una estación de la L5 del metro con una actitud hostil hacia el resto de usuarios. Según el comunicado que emite la Policia de la Generalitat, “en todo momento mostraron un comportamiento poco cívico, generando altercados y con la voluntad de desafiar a los dos vigilantes de seguridad”.

Estos jóvenes rodearon a los vigilantes y los increparon verbalmente, hasta incluso despojarlos de la credencial de su uniforme y sus defensas, mientras los golpeaban e insultaban. “Se trata de una agresión múltiple”, alegan los Mossos. Una tercera persona quiso separar a las partes y también fue agredido.

RECIBIERON ATENCIÓN MÉDICA

Los jóvenes huyeron dejando a los vigilantes en el suelo y tuvieron que recibir asistencia sanitaria por dedos y dientes rotos, una herida que requirió seis puntos de sutura en la mandíbula y 17 en la cabeza.

Es por eso que, después de recibir las denuncias, los agentes del Área de Seguridad del Transporte Metropolitano iniciaron una investigación junto con la Unidad de Seguridad y Protección Civil de TMB para identificar y localizar a los atacantes. Finalmente, el 10 de enero detuvieron a cinco de ellos en Sant Boi de Llobregat.

Los tres menores de edad ya han pasado a disposición de la Fiscalía de Menores, que los ha dejado en libertad con cargos, y los dos adultos han ingresado en prisión preventiva. La policía catalana ha informado de que la investigación continúa abierta y no descarta más detenciones.