La legionela ha llegado a la zona alta de Barcelona. Se ha detectado, al menos un caso, en el exclusivo barrio de Pedralbes. Salud Pública estaría investigándolo y valorando si puede expandirse por toda la ciudad. La autoridad sanitaria habría iniciado una investigación después de que una persona mayor ingresara en un centro hospitalario de la zona con una neumonía provocada por la enfermedad infecciosa. 

Tal como ha adelantado Crónica Global, los portavoces de prensa del Departamento catalán de Salud no han querido contestar a los requerimientos informativos sobre la posibilidad de enfermedad. Prefieren obviar la cuestión para no alarmar a la sociedad barcelonesa. 

Según expertos en plagas y bioseguridad, con la ola de calor podrían aumentar los casos de legionela por dos motivos: un mayor uso de los sistemas de climatización y riego y por las balsas de agua que utilizan en la maquinaria industrial y que suponen un escenario perfecto para el desarrollo de las bacterias que causan legionela. 

PELIGRO DE MUERTE SI SE RETRASAN LOS TRATAMIENTOS ANTIBIÓTICOS

 

Se trata de una enfermedad infecciosa. La legionela, o legionelosis, generalmente aparece como un caso aislado, no asociado con ningún brote oficialmente reconocido. La epidemia normalmente surge en el verano o a principios de otoño, pero los casos pueden suceder a lo largo de todo el año. Algunos infectados pueden tener síntomas leves o no mostrar ni siquiera síntomas. Alrededor de un 5% a un 30% de las personas que sufren la legionelosis fallecen, especialmente si se han retrasado los tratamientos antibióticos. La enfermedad afecta sobretodo a personas mayores, niños y personas con enfermedades respiratorias. 

NO ES EL PRIMER CASO 

La Generalitat detectó un brote de legionela en las duchas de los vestuarios situados en el campo del Fútbol Club Lloreda de Badalona, el pasado mes de abril. Para eliminarla se llevó a cabo una desinfección de urgencia y otra analítica para comprobar que el brote había desaparecido.