Las dos personas heridas este martes en el atraco en un piso en el paseo de Gràcia tienen antecedentes penales, aseguran fuentes policiales consultadas por Metrópoli Abierta. Se trata de dos hombres de nacionalidad extranjera que fueron agredidos brutalmente por los asaltantes. Uno de los vecinos tiene antecedentes por violencia doméstica y otro por homicidio, desvelan desde los Mossos d'Esquadra, el cuerpo que lleva la investigación.

Las fuentes indican que el intento de robo podría estar relacionado casi con total probabilidad con el tráfico de drogas. Estos intentos de robo relacionados con los delitos contra la salud pública son conocidos en la jerga policial como narcoasaltos y de ellos los asaltantes se pueden llevar tanto dinero como estupefacientes. La violencia con la que los ladrones actuaron tampoco descarta que detrás del intento de robo hubiera además un ajuste de cuentas. 

ARMA DE FUEGO CORTA

Una de las víctimas personas presentaba un agujero en la cabeza que, posiblemente, necesitó de puntos de sutura y un hematoma en la cara fruto de los golpes recibidos. La otra persona llevaba una vía puesta y tenía toda la cabeza llena de gasas. Según los datos policiales a los que ha tenido acceso este medio, los dos ladrones exhibieron al menos una arma de fuego corta, aunque no dispararon.

Los asaltantes, que llevaban sudadera y capucha y podrían ser sudamericanos, subieron hasta la tercera planta y cuando les abrieron la puerta agredieron a dos personas que había en el interior al grito de "dinero, dinero". A la persona que llevaba la vía en la vena la ahogaron con una brida de plástico para intentar lograr que les dijera donde guardaban el dinero.

EL DESPACHO DE VALLS

El atraco, que las fuentes no concretan si se llegó a consumar, se produjo sobre las 16.00 horas a la altura de los Jardinets de Gràcia, algo por encima de la Diagonal, justo en la misma finca en la que se encuentra el despacho del candidato a la alcaldía de Barcelona, Manuel Valls. El asalto tuvo lugar en la tercera planta de la finca y la sede de Valls está en la quinta. 

Testigos presenciales informaron a este medio que se vivieron momentos de mucha tensión, con gritos y nerviosismo, y aseguraron que al menos una persona sangró fruto de las heridas recibidas. En el suelo del rellano, junto al ascensor, había sangre. Posiblemente se trataba de uno de los vecinos que tenía el agujero en la cabeza.

TRES AMBULANCIAS

El Sistema de Emergencias Médicas (SEM) desplazó hasta el lugar de los hechos tres ambulancias y confirmó que atendió a dos personas, que fueron trasladadas a dos centros hospitalarios distintos con un pronóstico de "menos grave", según el SEM. 

Los Mossos d'Esquadra se han hecho cargo de la investigación y este miércoles por la tarde todavía buscaban a los autores del presunto robo. Según fuentes de la policía autonómica a los dos ladrones se les busca por "un robo con violencia e intimidación. Los asaltantes se dejaron en el rellano unos guantes, una máscara y una mochila. El piso quedó precintado a la espera de la llegada de la policía científica.

La policía autonómica llegó tras recibir el aviso a través del teléfono 112 y entró en la finca con las armas de fuego desenfundadas. Hasta 12 mossos se congregaron en el edificio y retuvieron a algunas personas que tenían algunas citas por motivos profesionales. Del caso se ha hecho cargo el Área de Investigación Criminal (AIC)