Los Mossos d’Esquadra detuvieron el pasado 30 de junio a dos personas, de origen italiano y serbia, por su presunta relación con la sustracción de una bolsa de mano con objetos valorados en 237.000 euros del interior del vehículo aparcado en el parking de la Terminal 2 del aeropuerto del Prat.

Ambos criminales se encontraron a la víctima descargando su coche y le robaron una maleta donde llevaba 5.000 euros, un ordenador portátil, un disco duro, gafas de sol y un muestrario de joyas valoradas. A partir de las imágenes grabadas por las cámaras de seguridad de la instalación, los agentes consiguieron identificar a los autores de los hechos, quienes resultaron ser unos delincuentes habituales que actúan en el aeropuerto.

MODUS OPERANDI

Los criminales distraían a las víctimas cuando estaban cargando o descargando su vehículo. Los autores, según los Mossos d’Esquadra, no suelen llevar equipaje y normalmente actúan en grupos coordinados y manteniendo el contacto visual y comunicándose por teléfono móvil.

Acostumbran a actuar de manera rápida y una vez realizado el hurto, abandonan rápidamente el aeropuerto en coche particular, transporte público o taxi.

DETENCIÓN

Uno de los autores suele distraer a la víctima, diciéndole que el vehículo que acaba de alquilar tiene algún desperfecto y con esta excusa el otro aprovecha para sustraer todo lo que pueda de la víctima.

La detención tuvo lugar la noche del viernes cuando los agentes, vestidos de paisano, detectaron a los dos hombres, que acumulan numerosos antecedentes, en la avenida Parel·lel de Barcelona y e les identificó.