El juez que investiga el caso del bebé de dos meses fallecido este lunes en el Hospital Vall d'Hebron​ presuntamente a consecuencia de las heridas provocadas por una agresión de su padre espera a disponer de los informes médicos que solicitó antes de decidir si mantiene en libertad al sospechoso.

El titular del juzgado de instrucción 3 de Arenys de Mar todavía está esperando la comunicación oficial de la muerte del pequeño y los informes médicos, por lo que no ha podido avanzar con el caso. El sospechoso, padre de la víctima, se encuentra en libertad con cargos tras confesar haber agredido a su hijo de dos meses, motivo por el cual el pequeño ingresó en prisión el pasado 4 de enero.

RETIRADA DEL PASAPORTE

Al padre del niño, de 21 años, se le ha retirado el pasaporte para evitar que abandone el país. También se le aplicó una orden de alejamiento de su hijo. El bebé ingresó en urgencias de Vall d'Hebron con un hematoma en la cabeza, un brazo fracturado y también cinco costillas rotas. Los médicos advirtieron además que presentaba indicios de maltratos anteriores.

Tras recibir el caso el pasado 14 de enero de manos del juez de guardia, el titular del juzgado de instrucción número 3 de Arenys de Mar acordó la práctica de una decena de diligencias, en su mayoría información de carácter sanitario que solicitó bajo advertencia, si bien aún no la ha recibido.