Todos se hacen la misma pregunta: ¿cómo es posible que una maleta considerada sospechosa, con una presunta granada en su interior, pase el control de seguridad del AVE de Barcelona, se permita subirla a un tren y que éste llegue a Madrid?

Eso es lo que quiere intentar saber Adif, el gestor de infraestructuras ferroviarias, que ha abierto una investigación interna para analizar cómo se ha gestionado la detección de la maleta en el escáner de seguridad de la estación del AVE en Sants, que luego resultó ser una falsa alarma pero provocó la actuación de los CEDAX y la paralización de ambas estaciones.

Fuentes del gestor de infraestructuras ferroviarias han explicado a Europa Press que ahora se revisarán todos los detalles de cómo se ha reaccionado a la situación y se hablará con la empresa Prosegur, concesionaria de la seguridad en el acceso al AVE.

CON LOS MOSSOS

En la investigación quieren analizar toda la información, se hablará también con los Mossos d'Esquadra, para detectar si ha podido haber fallos en los sistemas de seguridad, y se adoptarán las medidas que correspondan.

La pasajera que llevaba la maleta sospechosa, que ha hecho saltar la alarma en el control de seguridad y avisar a los Mossos, ha podido continuar su viaje en AVE hasta la estación de Atocha en Madrid, donde la Policía Nacional la ha interceptado y ha constatado que la supuesta granada era solo una hebilla de cinturón.

Adif asegura que en función de los resultados de la investigación se pueden introducir nuevas medidas de seguridad o revisar protocolos, entre otras medidas.

A raíz del hallazgo de la maleta, los Mossos han desalojado dos trenes de las vías 3 y 4 del AVE y se ha interrumpido la circulación ferroviaria de alta velocidad en Sants. En Madrid, se han desalojado las estaciones de Puerta de Atocha y Atocha Cercanías.