Un operativo de la Guardia Urbana ha incautado en el frente marítimo de Barcelona una serie de bebidas y alimentos que podrían ser peligrosos para la salud. Se trata de ingredientes para hacer mojitos y sangrías que no cumplen con ningún tipo de normativa y que, por tanto, pueden contener diferentes patógenos y bacterias. 

La actuación de la Guardia Urbana tuvo lugar el pasado lunes 15 de julio. La policía barcelonesa recogió diferentes muestras con la colaboración de los equipos del Seprona y de la Guardia Civil. Ahora estos alimentos serán analizados en un laboratorio para determinar su composición microbiológica. 

 

El año pasado, en otra ocasión, la policía había incautado bebidas procedentes de la venta ambulante y descubrió que muchas de ellas contenían bacterias fecales. Esto se debe a que los vendedores ambulantes suelen esconder los ingredientes de las bebidas en los espigones, la basura o el alcantarillado sin ningún tipo de medida sanitaria ni higiénica.

La policía tiene previsto continuar requisando comida y bebidas no reguladas durante toda la temporada de verano. El objetivo es proteger la salud de la ciudadanía y desincentivar el consumo de alimentos y sustancias que no cumplen con las normas establecidas.