ARCHIVADO EN:

La madrugada del 19 de junio de 2016, E.P.H estaba tomando unas cervezas en el parque de Les Planes del L'Hospitalet de Llobregat tras disputar un partido de fútbol en el campo municipal de La Florida C.F. Tras una tensa discusión verbal con otro grupo de personas, el hombre, que rondaba los 35 años, fue atropellado mortalmente. Este miércoles el juicio, celebrado en la Audiencia de Barcelona, quedará visto para sentencia, una vez el jurado popular emita su veredicto. El fiscal pide para el único acusado 18 años de prisión por asesinato y el abogado de la mujer eleva la petición a 22 años.

El letrado de la familia, Francisco Gómez, explica a Metrópoli Abierta que la pelea se originó cuando la víctima orinó cerca del coche del acusado. Dos hombres, entre ellos el investigado, que se encontraban en un punto elevado de uno de los montículos del parque, bajaron para reprocharle su actitud al pensar que había orinado en el vehículo.

En ese momento, sobre las dos de la madrugada, se inició una pelea y gritos entre una veintena de personas sin llegar al enfrentamiento físico. El Ministerio Fiscal señala que el acusado y sus amigos se acercaron a la víctima con palos y piedras y que un grupo de personas se acercaron para evitar el ataque.

“ACELERACIÓN AL LÍMITE”

Una vez transcurrida la discusión y tras lo que parecía un retorno a la calma, el acusado se montó en su coche. Según la Fiscalía, “aceleró bruscamente el vehículo contra el grupo de personas y sus acompañantes con evidente intención de acabar con su vida realizando un giro de 180 grados con una aceleración al límite de su tracción”. La víctima quedó atrapada entre las ruedas delanteras y traseras y, en ese momento, el acusado continuó acelerando provocándole serias heridas en la cabeza que le produjeron la muerte.

En su declaración, el acusado no negó que atropellara a la víctima pero rechazó que lo hiciera con el objetivo de matarla. “Dice que quería salir de allí porque un grupo de unas 25 o 30 personas le atacaban con piedras, que lo querían sacar del coche y que tuvo miedo”, cuenta Gómez. El sospechoso, en prisión preventiva, solo respondió a las preguntas de su abogado. “Existe asesinato porque hay alevosía, ya que el acusado utiliza un medio, el coche, que a él lo protege”, argumenta el letrado de la víctima, cuya mujer estaba embarazada.

UNA VEINTENA DE TESTIGOS

Durante el juicio han declarado una veintena de turistas, entre ellos agentes de los Mossos d’Esquadra y la Guardia Urbana. El fiscal pide ocho años más de prisión para el acusado por intentar matar a otras dos personas que lograron esquivar el coche cuando el acusado quiso arrollar al grupo.

El presunto asesino, de origen marroquí, se presentó en la comisaría el 23 de junio, cuatro días después de los hechos. Gómez relata que varios mensajes de Whatsapp revelan que el acusado tenía intención de salir de España. “Esto son tonterías que se dicen”, dijo ante el tribunal durante el juicio. El jurado popular se encerrará a partir de hoy a deliberar el veredicto.