Un nuevo incidente con grafiteros en el metro de Barcelona ha acabado con tres pasajeros heridos, después de que un grupo de 34 vándalos detuviera un convoy del suburbano barcelonés para pintarlo. Los hechos han ocurrido en la madrugada de este domingo en la línea 4.

Sobre las 3:48 horas de la mañana, según informa TMB en un comunicado, los grafiteros han accionado el freno de emergencias de un tren de la L4 que circulaba con pasajeros dentro, a la altura de la estación de Maragall. Algunos de estos pasajeros han criticado la acción de los vándalos, que han respondido agrediéndoles.

Los pasajeros han mostrado su rechazo por la acción de los grafiteros, que les han insultado y han agredido a tres pasajeros, entre ellos una mujer embarazada, a la que han pintado con spray en la cara. Las otras dos víctimas han sido empujadas y golpeadas en la cara, aunque sin producirles heridas de consideración, pese a ser atendidos por los servicios médicos, según informa Transports Metropolitans de Barcelona (TMB).

UN DETENIDO

La 'gamberrada' ha obligado a detener temporalmente el servicio de la L4. El convoy atacado ha sido pintado por ambos lados, por lo que ha sido retirado de la circulación.

Tras la acción vandálica, los grafiteros se han dispersado en grupillos por la estación de Maragall, entre la línea 4 y 5. Los agentes de seguridad del metro han podido retener a uno de los participantes, al que han entregado a los Mossos d'Esquadra, que lo han detenido y le han incautado material para pintar el metro y una cámara Go-pro.

DENUNCIA

Tanto las personas agredidas como TMB se han mostrado predispuestas a presentar denuncia contra los grafiteros, con el objetivo de que se les identifique y detenga.

Este es el último episodio de violencia de los grafiteros en el metro de Barcelona, que anteriormente se habían enfrenado al personal de seguridad, pero no con los pasajeros como ha ocurrido esta vez.