La Policía Nacional ha desarticulado una red dedicada a intercambiar pornografía infantil a través de una aplicación de mensajería instantánea. Hay nueve detenidos en Barcelona y otros puntos de España como Madrid, Toledo, Zaragoza, Sevilla y Soria.

Los autores aprovechaban un servicio de chat cifrado, anónimo y desechable que permitía crear salas donde distribuían imágenes de abusos a menores y cuyo contenido se destruía sin dejar rastro en internet una vez que todos los participantes abandonaban la conversación.

Entre los detenidos se encuentra un reincidente que se hacía llamar “amo” y que había creado un canal secreto bajo el título de “perversión” para transmitir y recibir archivos ilícitos. En Mérida fue detenido un informático con más de 2.000 archivos con material sexual de niñas preadolescentes, mientras que en Sevilla se imputó a un matrimonio por la posesión de material pedófilo. Hay cuatro investigados más.

DOS AÑOS DE INVESTIGACIÓN

La investigación empezó hace dos años cuando varios agentes especializados agruparon información relativa al uso ilícito que un grupo de personas utilizaba de un servicio de mensajería instantánea. Como el chat no pedía ningún dato de registro, los agentes tuvieron que analizar los diferentes apodos, así como la clase de imágenes distribuidas.

Con los datos obtenidos de este análisis y el apoyo de un software específico, consiguieron agrupar información relativa a 13 personas que habían compartido archivos ilícitos, y la investigación concluyó con nueve detenidos y cuatro investigados.