Nuevo ataque contra el personal de seguridad. Un vigilante del metro de Barcelona ha sido agredido por otra persona esta mañana en Urquinaona. Los hechos han ocurrido sobre las 6:00 horas en el vestíbulo de la L1 de dicha parada. El agresor volvía con unos amigos de una conocida discoteca latina cuando se ha enfrentado con el vigilante de Transports Metropolitans de Barcelona (TMB).

Barbilla del vigilante de seguridad atacado en Urquinaona
Barbilla del vigilante de seguridad atacado en Urquinaona 

La víctima, un hombre de mediana edad, ha sufrido varios mordiscos en la cara por parte de un individuo y sido trasladado al hospital Vall d'Hebron de forma inmediata. El agresor ha sido detenido por los Mossos d'Esquadra y se le acusa de un delito de lesiones.

Mano mordida del vigilante de seguridad
Mano mordida del vigilante de seguridad


Como se puede observar en las imágenes, al empleado de seguridad del metro de Barcelona le han destrozado la parte baja de la cara –la zona de la barbilla– y también la mano.

Parte de la barbilla destrozada del vigilante de seguridad
Parte de la barbilla destrozada del vigilante de seguridad

Según testimonios del caso consultados por Metrópoli Abierta, el agresor, de origen colombiano, se lo han llevado detenido y además señalan que durante el ataque "estaba borracho". 

Barbilla destrozada del vigilante de seguridad
Barbilla destrozada del vigilante de seguridad 

AGRESIONES CONSTANTES

No es la primera vez que ocurre un caso de estas características. Hace aproximadamente un mes un vigilante de seguridad del metro de Barcelona fue apuñalado en la estación de Paral·lel. Los Mossos investigan el caso del Paral·lel pero todo apunta a que el hombre, de constitución corpulenta, padecía un trastorno psiquiátrico severo.

MÚLTIPLES APUÑALAMIENTOS

Un vigilante de seguridad y su perro fueron apuñalados en Barcelona hace unas semanas. El profesional y el animal recibieron sendos navajazos en la Estación de Can Jaumandreu del Trambesòs. A pesar de la doble agresión, el empleado del tranvía y el can lograron neutralizar al violento pasajero.

El ataque abría ocurrido en el apeadero de las líneas L5 y L6, que los trabajadores del Trambesòs vienen criticando por su “inseguridad”. Los hechos habrían sucedido al intervenir el vigilante y su animal para atajar una actitud incívica en la estación.

El pasajero reaccionó apuñalando al profesional en una mano y al perro guardián en el cráneo. Por contra, el can continuó agarrando al presunto agresor, que pudo ser interceptado por la seguridad.