El ex dibujante de la editorial Bruguera Enric Pons ha fallecido a la edad de 85 años. El nombre de Pons volvió a la actualidad a principio de año cuando se supo que podía ser desahuciado de la casa en la que sobrevivía. El caso provocó la reacción de los sintecho que ocupa la antigua sede de la Casa de Cádiz, que le dieron su apoyo.

Cuando su caso saltó a los medios de información, un donante anónimo de Madrid le hizo llegar 10.000 euros para que pudieran aliviar su delicada situación. Lo primero que hizo Pons fue entregar la mitad de ese dinero a los okupas de la Casa de Cádiz por la ayuda desinteresada que le habían prestado cuando su situación era extremadamente delicada.

El dibujante llevaba unos días ingresado en el hospital de Sant Pau, donde finalmente ha fallecido.

DEL DIBUJO AL TAROT

Enric Pons estuvo durante 30 años trabajando en la editorial Bruguera, en la que se encargada de maquetar y colorear las historias que se iban a publicar. Tras ser despedido de la editorial, el histórico dibujante se dedicó al tarot como manera de obtener el dinero que necesitaban para vivir. Sin embargo, la llegada de la crisis hizo que su nómina de clientes cayera de forma significativa, por lo que empezó a pasar por serios apuros económicos. El bajo en el que vivía cambio de propietario y se le subió el alquiler, por lo que apenas le quedaba dinero para sobrevivir.

Cuando su caso salió a la luz, recibió la ayuda de los ocupantes de la Casa de Cádiz, justo al lado de donde él vivía. La ayuda del activista Lagarder Daciu le permitió sobrevivir hasta que recibió la ayuda anónima.