Barcelona no es una ciudad segura. Una vez más un grupo organizado ha atentado contra vecinos de la ciudad. El último caso, una violenta mafia ha ocupado un piso del Raval donde se podría estar consumiendo droga, según explican algunos vecinos del barrio.

Residentes de un bloque situado en la ronda de Sant Antoni de la capital catalana han avisado al Ayuntamiento de la ciudad y a la policía que el sábado 29 de junio la cerradura de la vivienda tenía un cartón que impedía que la puerta cerrara correctamente. Los vecinos recuerdan que hace un par de años una banda ya utilizó este método para okupar una vivienda y temieron que la situación volviera a repetirse.

"NO INVIERTE EN LA VIVIENDA"

Cuando entraron en el bloque los vecinos comprobaron que el piso del principal acababa de ser okupado. Antiguamente esa vivienda era una sastrería pero hacía años que estaba vacía. El portavoz de Fem Sant Antoni, Xavier Caballé, ha explicado que “hemos visto que no se quedan a dormir y que ayer por la tarde la puerta del piso estaba abierta y ellos no estaban en su interior. Entramos en la vivienda y vimos cucharas usadas para el consumo de droga".

Además, Caballé ha criticado que “la propietaria del piso no invierte en la vivienda, que está en malas condiciones y que no lo alquila a nadie; por esta razón atrae a los okupas”. Los hechos ya han sido denunciados a los Mossos d’Esquadra.

Según el portavoz, ha quedado claro que los okupas del piso no se irán. “Se han encontrado cara a cara con los vecinos, pero les da igual”, critica Caballé quien además explica que “como ahora hay tanta presión policial en el Raval van viniendo hacia Sant Antoni”.