Los responsables de la Direcció General d'Atenció a la Infància i l'Adolescència (Dgaia) han descartado el móvil racista en una pelea que se produjo el pasado sábado en el Zona Franca entre dos grupos de jóvenes. De uno de estos grupos formaban parte algunos menores que están bajo la tutela de la Generalitat.

La pelea se inició, al parecer, por la provocación de uno de los menores tutelados a una chica que iba acompañada por varios amigos. Según publica El Periódico, la chica se enfadó y sus acompañantes iniciaron la pelea, a la se unieron otras personas del barrio. Un testigo avisó a los Mossos que junto a tres ambulancias del Sistema d'Emergències Mèdiques (SEM) se personaron en el lugar de los hechos.

ATENCIÓN MÉDICA

En la pelea participaron unas 30 personas y varios de los migrantes menores tutelados tuvieron que recibir atención médica por contusiones, aunque tofos ellos pudieron regresar al centro de acogida.

Los responsables de los menores tutelados han calificado el hecho como de una simple pelea entre dos grupos de jóvenes, descartando el móvil racista.

Según los testigos, en ningún momento del enfrentamiento se produjeron insultos racistas, por lo que todo se enmarca en una pelea entre adolescentes.

El barrio está dividido por la presencia del centro de acogida de menores. Hay vecinos que defienden que la actitud de los menores no causa problemas entre el vecindario, aparte de los habituales por la edad de los jóvenes, mientras que otros muestran una cierta preocupación por su presencia constante en las calles.