La madrugada del 16 de marzo los Mossos d'Esquadra recibieron un aviso. Un individuo había entrado en un supermercado de Nou Barris armado con un arma de fogueo, concretamente un revólver. El establecimiento era 24 horas, por lo que el responsable del local se encontraba dentro cuando el asaltante entró y le amenazó con tal de que le diese todo el dinero que había en el supermercado. 

La patrulla policial lo localizó poco después por la zona. Cuando lo registraron comprobaron que todavía llevaba los 3.000 euros que había robado, el arma y una defensa eléctrica

Tras detener al individuo y completar todo el procedimiento, los Mossos devolvieron el dinero al supermercado. El hombre de nacionalidad española y vecino de Barcelona de 45 años, pasó a disposición policial y posteriormente se ha sabido que ya contaba con dos antecedentes policiales: uno por atraco y otro por lesiones.