El cuerpo de los Mossos d'Esquadra ha anunciado la detención de dos hombres acusados de estar implicados en seis robos con violencia e intimidación en comercios del distrito de Horta-Guinardó.

Uno de los ladrones entraba en los locales con cuchillos de grandes dimensiones y exigía la recaudación de la caja registradora. Mientras, su compinche le esperaba en la puerta vigilando. Luego huían con una motocicleta robada. Antes de escapar, amenazaban a los trabajadores de los comercios con matarlos si los seguían.

Los Mossos iniciaron una investigación después de recibir varias denuncias de robo en las que coincidía el modus operandi de los atracadores. Las indagaciones permitieron identificar a los ladrones y los agentes diseñaron un dispositivo para localizarlos.

El 13 de febrero, los Mossos procedieron a detenerlos. Cuando les capturaron, uno de los ladrones iba acompañado de su pareja, de la que tenía una orden de alejamiento, por lo que también se le detuvo por un quebrantamiento de condena.

Al entrar en sus domicilios, los agentes encontraron la ropa utilizada durante los atracos. Es más, uno de los dos detenidos llevaba la misma vestimenta con la que realizó uno de los robos. También encontraron los cascos de motocicleta que utilizaban.

Los investigadores calculan que pudieron robar unos 4.690 euros y tras pasar a disposición judicial, los ladrones han ingresado en prisión a la espera del juicio.