Los Mossos d'Esquadra han detenido a dos hombres en el distrito de Horta-Guinardó acusados de extorsionar a un pequeño empresario. Se da la circunstancia de que uno de los detenidos es reincidenrte, ya que ya fue arrestado en 2012 por uno hechos similares.

Los hechos comenzaron hace cuatro años, cuando los dos hombres se ofrecieron a un pequeño empresario, propietario de una carpintería, para hacerle una obras de reparación y mantenimiento en el taller, a lo que el empresario accedió. Los problemas para el pequeño empresario empezaron cuando comprobó que los trabajos realizados habían sido muy deficientes, pese a lo que cual los extorsionadores le exigieron, bajo amenazas y coacciones, 3.600 euros, que el empresario acabó pagando para evitar problemas.

Y cuando creía haber olvidado el asunto, a principios de este año ambos hombres se volvieron a presentar en la carpintería para exigirles que les abonara el IVA correspondiente a aquella factura para hacer, supuestamente, frente a una inspección de trabajo. El empresario se negó y sufrió amenazas, lo que le obligó a presentar una denuncia ante los mossos, que acabaron deteniendo a los dos presuntos extorsionadores cuando se dirigían al mismo taller a intentar cobrar el dinero que le habían exigido.

Una vez en comisaría, los mossos pudieron comprobar que uno de ellos ya había sido detenido hace unos años por unos delitos similares, aunque en aquella ocasión formando parte de un clan familiar, que por aquel entonces acumulaba una quincena de denuncias. El método que usaban era ofrecer demostraciones gratuitas, como afilar los utensilios de trabajo, y exigir luego, bajo amenazas y coacciones, cantidades desorbitadas de dinero por esos mismos trabajos que, supuestamente, eran sin coste alguno.

Los dos detenidos han pasado a disposición judicial y tras declarar ante el juez han sido puestos en libertad con cargos.