ARCHIVADO EN:

Los Mossos d'Esquadra han detenido a un hombre al que atribuyen la comisión de una treintena de robos en establecimientos comerciales de Barcelona, para lo que rompía los cristales de las tiendas usando tapas de alcantarillas. 

Según han informado los Mossos, el hombre fue detenido el 22 de febrero en la calle Pelai de la capital catalana cuando acababa de romper los cristales de un escaparate y estaba accediendo al interior del local.

Una vez detenido y puesto a disposición judicial, el magistrado decretó su ingreso en prisión.

MÁS ROBOS 

Los agentes sospecharon que el detenido podría estar relacionado con otros robos similares cometidos en la ciudad que se estaban investigando, y revisaron las imágenes de las cámaras de vigilancia de los locales afectados, lo que permitió su identificación como autor de esos delitos.
 

La investigación ha concluido que el detenido está relacionado con una treintena de robos cometidos en menos de tres meses en los distritos barceloneses de Ciutat Vella y Eixample.

 

DESTROZOS EN LOS ESTABLECIMIENTOS

El ladrón actuaba siempre de noche y, tras romper los escaparates, accedía al interior de los locales y sustraía ropa u otros productos expuestos, además del dinero que pudiera encontrar.

En el caso de no hallar dinero u objetos de valor, el delincuente cometía destrozos en el establecimiento antes de huir.

En algunas ocasiones, el hombre actuaba con otras personas que hacían labores de vigilancia o colaboraban con él para sustraer el material de los comercios, cómplices que también han sido identificados y que los Mossos esperan poder detener.

ANTECEDENTES

La grabación de las imágenes captadas por las cámaras de videovigilancia ha sido de suma importancia para identificar el autor de los hechos e imputarlo de hasta una treintena de robos. El hombre acumula 28 antecedentes policiales por robos.