ARCHIVADO EN:

Los Mossos d'Esquadra han detenido a un hombre de 38 años como presunto autor de siete robos con violencia llevados a cabo en cinco establecimientos comerciales de Barcelona. Además, el detenido también está acusado de un presunto delito de falsificación documental.

El atracador ha sido detenido por la policía tras cometer su último atraco, en una farmacia del barrio del Clot. Gracias a las imagenes de las cámaras de seguridad, la policia ha logrado identificar al presunto ladrón, que ha sido detenido.

El modus operandi utilizado por el presunto delincuente en la farmacia del Clot ha ayudado a los investigadores a identificarlo y a relacionarlo con otras acciones delictivas. El presunto ladrón ingresó en la farmacia y amenazó a las trabajadores con una característica pistola plateada, logrando llevarse el dinero de la caja registradora. Tras huir a pie, se dirigió a una parada de metro para alejarse de la zona.

Tras ser detenido y trasladado a comisaría, los mossos pudieron relacionarlo con una serie de atracos que se habían estado cometiendo en diferentes zonas de la ciudad desde el años 2016. El sistema usado por el atracador era muy similar en todos ellos y los investigadores han podido descubrir que siempre utilizaba una pistola plateada muy característica. Además, siempre solía huir a pie para posteriormente abandonar la zona en metro. De esta manera ha podido ser relacionado con otros atracos cometidos en un supermercado de la calle Sant Antoni Maria Claret, donde había robado en tres ocasiones, en una farmacia de Les Corts, en una gasolinera de La Sagrera y en un estanco de Gràcia.

El presunto atracador ha logrado con estos robos un botín de algo más de 27.000 euros y ha sido relacionado con todos ellos gracias a las imágenes de las cámaras de seguridad de los comercios, en los que tanto la imagen del hombre como de la pistola que exhibía ha posibilitado que los investigadores hayan logrado identificarle.