ARCHIVADO EN:

Dos personas fueron detenidas este jueves por un presunto delito de tráfico de drogas en Barcelona. Lo curioso del caso es que el arresto se produjo después de que el coche en el que viajaban fuera parado por agentes de la Guardia Urbana porque el conductor conducía hablando por el teléfono móvil.

Cuando los policías se dirigieron al chófer comprobaron que del interior del vehículo se desprendía un fuerte olor de marihuana, han explicado fuentes de la Guardia Urbana Metrópoli Abierta. En la inspección del coche, los agentes hallaron una importante cantidad de marihuana y hachís, 3.640 euros y una báscula que, presuntamente, utilizarían para pesar la droga.

Los hechos tuvieron lugar a mediodía en la avenida de Maria Cristina, en el distrito de Sants-Montjuïc. A los dos detenidos, la policía local les acusa de un delito contra la salud pública.