ARCHIVADO EN:

Los Mossos d’Esquadra han detenido a un hombre de 38 años y nacionalidad cubana por su presunta implicación en un robo violento que tuvo lugar el pasado 10 de julio en el Eixample. El hombre entró a una empresa para acometer el robo, intimidando con un destornillador a uno de los responsables y le agredió antes de huir del lugar de los hechos.

12 ROBOS

Gracias a esta detención, los agentes pudieron determinar su implicación en un total de 12 robos con fuerza en restaurantes y establecimientos del Eixample. 

Las imágenes captadas por las cámaras de videovigilancia de los locales fueron un factor clave para que los investigadores pudieran identificar al ladrón, que había cometido dos de sus robos en el barrio de Sant Antoni.

'MODUS OPERANDI'

Para realizar sus robos, el arrestado siempre seguía el mismo modus operandi. El detenido actuaba de noche, aprovechando la poca afluencia de viandantes en la calle para, así, evitar ser sorprendido por testigos que transitaran la zona.

Al acceder al interior de los locales sustraía dinero de las cajas registradoras y huía con mucha rapidez. El ladrón actuaba, también, junto a otro hombre pendiente de localización y detención.