Agentes de los Mossos d'Esquadra de la comisaría de Nou Barris detuvieron el pasado jueves, 7 de febrero, a un hombre de 39 años y nacionalidad española como presunto autor de seis atracos en establecimientos comerciales. El detenido llevó a cabo estos asaltos en los últimos quince días.

Todos los robos se produjeron en el distrito de Nou Barris. Cuatro de ellos fueron en farmacias y dos en gasolineras. Se da la circunstancia de que atracó una misma farmacia hasta en tres ocasiones.

INTIMIDACIÓN

El ladrón usaba un cuchillo para intimidar a los trabajadores de los comercios. El botín que consiguió llevarse tras los robos asciende a 2.000 euros. El hecho de que todos los atracos se produjesen en una zona muy concreta de Barcelona dirigió las tareas de investigación hacia dos personas habituales del distrito por sus antecedentes de robos violentos.

Uno de los hechos que contribuyó a resolver satisfactoriamente la investigación fue la observación, por parte de un agente de la comisaría de Nou Barris, de un delincuente habitual que rondaba la zona desde hacía un par de semanas y que llevaba un tiempo desaparecido. Esta persona coincidía con los rasgos físicos del autor de la ola de atracos, hecho que lo ponía bajo el foco como principal sospechoso.

SINTECHO

Además, también constataron que hacía pocas semanas que había vuelto al distrito tras más de un año fuera. Finalmente, el pasado 7 de febrero los agentes lo localizaron cerca de la plaza Karl Marx mientras dormía en la calle. Las víctimas lo reconocieron y la recuperación de la ropa que llevaba durante los robos precipitó su detención.

El arrestado pasó ayer a disposición judicial ante el juez de instrucción en funciones de guardia, que decretó su ingreso en prisión.