La Policía Nacional ha detenido a 155 personas en el marco de una operación a nivel nacional en la que han desmantelado una red internacional de tráfico ilegal de ciudadanos chinos.

La red ofrecía una tarifa plana de 20.000 euros a sus clientes, a los que prometía llegar al Reino Unido. Para ello, primero aterrizaban en el Aeropuerto de Barcelona-El Prat. Los delincuentes les facilitaban la documentación y cuando llegaban a suelo catalán los alojaban en pisos patera repartidos por la provincia de Barcelona mientras esperaban la llegada de nueva documentación.

La Policía Nacional descubrió hace tres años varios casos de suplantación de identidad en el Aeropuerto de Barcelona-El Prat y tras abrir una investigación descubrió que los casos estaban relacionados. 

Durante la investigación, los agentes vieron que se producía un envío semanal de un paquete procedente de China a los líderes de la trama, en el que recibían la nueva documentación que utilizaban sus clientes para viajar desde España al Reino Unido.

Finalmente, la policía ha detenido a los cuatro responsables de la red, tras entrar en domicilios de Badalona y Santa Coloma de Gramenet. El resto de las detenciones practicadas por delito de falsedad documental se han distribuido de la siguiente manera: 111 en el Prat de Llobregat (Barcelona), 19 en el Aeropuerto de Adolfo Suárez de Madrid-Barajas, 6 en Alicante, 5 en Ibiza, 3 en La Línea de la Concepción (Cádiz), 2 en Avilés (Asturias), 2 en Bilbao, 2 en Castellón y 1 en Málaga.