ARCHIVADO EN:

Cómo un guión de película. O casi. Un grupo de carteristas, perfectamente organizado, se había establecido en el Metro de Barcelona y en apenas unos meses había acumulado 1.273 identificaciones y 568 denuncias. Es decir, que son perfectamente conocidos, que se sabe dónde actúan y que su capacidad de reincidencia impresiona. Aunque impresiona más la libertad con la que han podido actuar pese a los datos.

La desarticulación de este grupo de carteristas profesionales ha sido llevada a cabo por los Mossos d'Esquadra. Desde el pasado mes de octubre, mes en el que se interpuso la primera denuncia contra una de las componentes del grupo, la policía ha estado detrás de los delincuentes. Se tiene constancia de que la mayor actividad se ha producido a partir de los primeros meses de este año, cuando la policía detectó que el resto de los miembros fueron llegando a Barcelona de manera escalonada.

TURISTAS Y MAYORES

Los seis miembros del grupo actuaban de manera coordinada en algunas de las estaciones del Metro en que la presencia de turistas es más elevada: Urquinaona, paseo de Gràcia, Sagrada Família, Espanya o Sants Estació.

Escogían a sus víctimas entre los turistas con aspecto de viajar con dinero, joyas u otros objetos de valor, o las personas de mayor edad, y actuaban habitualmente en grupos de dos. Lo hacían en lugares como en los pasillos y las escaleras del Metro, y su objetivo eran el dinero, las joyas, los teléfonos móviles y las cámaras fotográficas.

La frenética actividad del grupo de delincuentes comenzaba prácticamente todos los días a las 9 de la mañana. Se desplazaban desde L'Hospitalet, donde convivían todos juntos en un piso, hasta la zona centro de Barcelona.

DETENCIÓN, LIBERTAD... Y AL TAJO

Los Mossos procedieron a desarticular el grupo deteniendo a dos de las mujeres que forman parte de él. Al parecer, el resto del grupo ha logrado huir del país y se ha dictado una orden internacional de búsqueda y captura.

Las dos detenidas pasaron a disposición judicial y, tras declarar ante el juez, fueron puesats en libertad con cargos. Una vez en la calle, volvieron a su oficio habitual y la Guàrdia Urbana las detuvo in fraganti cuando intentaban robarle a un turista,

Los Mossos tenían indicios de que el grupo actuaban de manera estable y continuada en el Metro dese el pasado mes de abril. Y en solo 4 meses, habían acumulado 125 denúncias y 9 detenciones por delitos de hurto.

Una de las carteristas en plena acción / Mossos d?Esquadra
Una de las carteristas en plena acción / Mossos d?Esquadra