ARCHIVADO EN:

Los Mossos d'Esquadra y la Guàrdia Urbana han detenido a cuatro miembros de un grupo criminal como presuntos autores de un delito de trata de personas. Los detenidos son miembros de una misma familia, una mujer y tres hombres de entre 25 y 62 años, de nacionalidad venezolana, y se les acusa de explotar sexualmente a cinco mujeres.

Las detenciones se han realizado el pasado 14 de enero, pero los hechos se remontan a agosto del 2018, cuando los Mossos han recibido la información de que un grupo criminal estaba captando mujeres en su país de origen (Venezuela) para explotarlas sexualmente en Barcelona.

MODUS OPERANDI

Uno de los hombres del grupo escogía a las víctimas en Venezuela por su precaria situaición económica y social, y les ofrecía una falsa oferta laboral en Barcelona como masajistas, con la cual mejorar supuestamente su calidad de vida.

Una vez que las mujeres llegaban a la ciudad, los miembros del grupo las acogían en su domicilio, pero les retiraban su pasaporte y las privaban de cualquier libertad de movimiento. Además, les informaban que para cubrir los gastos del viaje y hospedaje debían devolverles 12.000 euros en un término máximo de tres meses.

EXTREMA VULNERABILIDAD

Delante de la situación limite y de la coacción a la que estaban sometidas las chicas, se veían obligadas a ejercer la prostitución para cumplir con su supuesta deuda, a veces hasta en jornadas de 16 horas continuadas, según relata el comunicado de la policía catalana.

Cuando las chicas se ponían enfermas, no podían trabajar o no querían, eran obligadas a continuar bajo la amenaza de publicar fotos suyas comprometidas en las redes sociales, con el riesgo de que sus familias tengan conocimiento del trabajo que realizaban en Barcelona.

DIPOSITIVO POLICIAL

Agentes de los Mossos y Guàrdia Urbana han establecido un operativo que ha conseguido detener a cuatro miembros del grupo y realizar una entrada y registro en los domicilios que la familia tenía en Nou Barris. Los arrestados han pasado a disposición del juzgado 26 de Barcelona el pasado 15 de enero, y el juez ha decretado prisión para dos de los tres hombres y libertad con cargos para el resto.

La investigación continúa abierta y no se descarta que aparezcan más víctimas. Por su parte, las mujeres han sido atendidas por la Unidad Municipal contra el Tráfico de Personas (UTEH) del Ayuntamiento de Barcelona.