Una pareja ha denunciado ante los Mossos d'Esquadra una agresión homófoba en la discoteca Catwalk, situada en el Port Olímpic de Barcelona. Los hechos ocurrieron el pasado viernes en los lavabos del local. Según ha explicado uno de los agredidos a TV3, Frederic Prat, él y su pareja estaban en el baño cuando los vigilantes de seguridad decidieron reventar la puerta, que les cayó encima y les provocó lesiones, y acto seguido los echaron de la discotca. "Nos cogieron por la cintura y nos echaron como un saco de patatas", asegura Prat. 

Según su versión, los porteros no les dieron ninguna explicación de por qué les expulsaban y que se rieron de ellos una vez estaban en la calle. Para Prat, está "clarísimo que era un acto de odio" perpetrado por "personas homófobas". 

DENUNCIA ANTE EL OBSERVATORI

La pareja también ha denunciado el caso ante el Observatori contra l'Homofòbia y la Oficina per la No Discriminació de Barcelona, así como por las redes sociales. El presidente del Observatori, Eugeni Rodríguez, ha asegurado en declaraciones a TV3 que no se trata de un caso aislado, sino que existen "más discotecas de este entorno del Port Olímpic" donde se producen situaciones similares. Además, añade que no es sólo de este año, sino que existe un histórico amplio en la ciudad de agresiones homófobas. "Se ha de acabar con esta impunidad, porque no puede ser que tengamos locales de pública concurrencia donde la seguridad de las personas LGTBI no esté garantizada". 

El observatorio ya ha registrado hasta 40 incidencias contra el colectivo LGTBI durante 2019. El mes pasado, la asociación alertó que las agresiones homófobas habían aumentado un 50% respecto al mismo período del año anterior.