ARCHIVADO EN:

Este domingo Barcelona se vio empapada por fuertes lluvias. Aunque es de suponer que la mayoría optó por refugiarse del chubasco en casa, en este vídeo se ve cómo cuatro jóvenes fueron a contracorriente de casi toda la ciudad y se pegaron un chapuzón en medio de la calle.

Solo les bastó ponerse el bañador y unas chanclas (o ir simplemente descalzos), para convertir una de la aceras de la capital catalana en una piscina improvisada mientras los coches circulaban cerca suyo.

CHAPUZÓN EN EL PARC DE LA CIUTADELLA

No es el primer acto incívico de este tipo que se ha visto recientemente en la ciudad. A finales de agosto, tres hombres se bañaron a plena luz del día en el estanque del Parc de la Ciutadella. Estos jóvenes también iban ligeros de ropa, pero una de las particularidades más destacables de su caso es que hasta utilizaron colchonetas hinchables.