ARCHIVADO EN:

La delación de una interna que compartía prisión con Rosa Peral ha provocado un giro inesperado en el llamado 'caso del crimen de la Guardia Urbana', ocurrido en agosto de 2014 y en el que dos miembros de la policía local barcelonesa se habrían puesto de acuerdo para matar a su compañero.

Según informa La Vanguardia en su edición digital “las confidencias que ambas mantuvieron en prisión ha permitido desvelar el móvil del crimen, una incógnita que ni la autopsia ni las declaraciones judiciales habían logrado despejar”.

Según la misma información, los dos acusados, los agentes Rosa Peral y Albert López, habrían decidido acabar con la vida de Pedro Rodríguez (su cuerpo apareció calcinado en el maletero de un coche, en las inmediaciones del pantano de Foix), porque éste amenazó con denunciarles por haber matado a un mantero durante un dispositivo contra el top manta.

Rodríguez quería romper la relación que mantenía con su novia Peral y estaba dispuesto a señalarla a ella y a López, su amante, después de descubrir que ella le estaba engañando con su compañero.

Todas estas revelaciones han salido a la luz gracias a la declaración judicial que ha prestado este miércoles la reclusa ante la juez de instrucción 8 de Vilanova, que investiga el crimen.