ARCHIVADO EN:

Un tribunal de justicia ha condenado a tres años de cárcel a una conserje de un instituto por los delitos de abuso y acoso sexual a uno de los alumnos del centro, que entonces tenía 15 años de edad. La sentencia también condena al Consorci d’Educació de Barcelona a indemnizar con 30.000 euros al alumno ya que no cumplió con los protocolos establecidos para este tipo de casos.

La sentencia es especialmente severa con los responsables del Consorci d’Educació de Barcelona y con la dirección del instituto Juan Manuel Zafra. A esta última la acusa de actuar con de manera absolutamente pasiva pese a la gravedad de los hechos denunciados, de intentar ocultar el problema y de echarle le culpa al menor que había sido acosado.

CRÍTICAS MUY DURAS

Respecto a la entidad administrativa, las críticas que recibe en la sentencia son de órdago. El tribunal acusa a la administración, concretamente al inspector de educación, de haber dado una respuesta patética y más que lamentable, y acusa al propio Consorci de haber actuado con desidia, ya que, entre otras razones, no se notificaron los hechos ni a la fiscalía ni a la Direcció General d'Atenció a la Infància i l'Adolescència (DGAIA), tal y como se recoge en los protocolos que las administraciones deben poner en marcha en este tipo de situaciones. La única decisión adoptada fue cambiar de puesto de trabajo a la acosadora, a la que ni siquiera se le abrió un expediente.

Por todo ello, condena a la administración, como responsable civil subsidiario, a indemnizar al alumno acosado con 30.000 euros.

DINERO POR SEXO

Los hechos ocurrieron entre los años 2014 y 2015. La consejera ahora condenada, que entonces tenía 40 años,  comenzó a acosar al alumno enviándole mensajes de amor, asediándole, invitándole a merendar a su casa y, en alguna ocasión, invitándole a quedarse a dormir en su domicilio, llegando en alguna ocasión a abusar de él y a ofrecerle dinero por mantener relaciones sexuales.

Los padres del alumno denunciaron los hechos ante la dirección del centro en mazo de 2015 y pocos días después lo hicieron ante un juzgado. Ahora, la sentencia condena a la conserje a siete meses de prisión por el acoso sexual y a dos años y seis meses por el delito de abusos sexuales.