La muerte de 'Sota' sigue rigiendo la actualidad municipal de Barcelona. La alcaldesa Ada Colau ha pedido este jueves "prudencia" por el caso del disparo a la perra que acabó con su vida la semana pasada.

Según Colau, "han corrido rumores que han resultado ser falsos por las redes sociales, y esto ha encendido los ánimos". La alcaldesa ha sido interpelada en rueda de prensa por el caso y, a diferencia de su primera reacción, en la que defendió la actuación de los agentes de la Guàrdia Urbana, ha señalado que se pedirán responsabilidades si la investigación abierta​ discierne del atestado policial.

SIN TESTIGOS NI PRUEBAS

Por el momento, una semana después de abrir un teléfono y un correo electrónico para que testigos de lo sucedido envíen imágenes o pruebas, el Ayuntamiento no ha recibido nada. Por ello, Colau ha anunciado que el consistorio volverá a realizar un nuevo llamamiento a los ciudadanos que pudieran tener algún tipo de información.

Colau ha pedido que los barceloneses no se dejen llevar "por discursos del odio en ningún sentido". "Nuestra voluntad es evidentemente reunir todos los elementos para que se conozca cada detalle" de los hechos, ha insistido la alcaldesa, quien ha destacado el "dolor compartido por un hecho terrible que no debería haber sucedido nunca y que no tiene que volver a suceder", motivo por el cual se revisarán los protocolos policiales ante situaciones similares.