El Ayuntamiento de Barcelona ha amenazado con demandar a la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF). Fuentes municipales del gobierno de Ada Colau han lamentado el comunicado que el sindicato ha hecho público este jueves en el que acusa directamente a Colau de avisar "a los manteros de la intervenciones policiales".

El consistorio lamenta la nota de prensa de CSIF, del que dice que es "un sindicato minoritario de la Guàrdia Urbana que hace acusaciones "sin fundamento" hacia dos trabajadoras del Ayuntamiento, concretamente dos educadoras de calle que, presuntamente, avisaron a los vendedores del top manta de la presencia de la policia en dos puntos distintos del centro de la ciudad. Las mismas fuentes añaden que los servicios jurídicos municipales están estudiando acciones ante tales acusaciones y por las que han vertido contra Colau. 

IDENTIFICACIONES POLICIALES

Como explicó en exclusiva Metrópoli Abierta, los hechos tuvieron lugar este miércoles. La primera de las situaciones se produjo, hacia las tres de la tarde, en la zona de Colom. Agentes de paisano pudieron comprobar como los manteros recogían sus bártulos tras hablar con las dos mujeres. La situación se repitió el mismo miércoles unas horas después en la plaza de Catalunya. En esta ocasión, las dos educadoras bajaron al subsuelo de Renfe para avisar a los vendedores irregulares, que recogieron los productos y se fueron del lugar antes de que los policías desplegaran el dispositivo.

Los agentes identificaron a las mujeres y éstas se identificaron como trabajadoras del Ayuntamiento. Según el gobierno de Colau, la identificación se llevó a cabo sin problemas. Fuentes municipales insisten que estas trabajadoras no tienen información sobre ningún dispositivo policial y que su cometido, que se inició en verano de 2018, es actuar sobre el colectivo de manteros para derivar a estas personas a los servicios de atención social y de inserción sociolaboral. Hasta ahora han hecho 500 intervenciones.

LOS MOSSOS NO ACTUARAN 

Fuentes municipales han confirmado que el gobierno de Colau no ha abierto ninguna investigación sobre los presuntos chivatazos a manteros por parte de dos educadoras de calle del Ayuntamiento. Tampoco tiene intención de derivar el caso a la Fiscalía para que abra diligencias.

Requeridos los Mossos d'Esquadra sobre si tienen intención de investigar el caso o derivarlo a Fiscalía, la policía autonómica se ha sacado el muerto de encima alegando que en los operativos contra la venta ambulante actúan de soporte y que son de competencia municipal  Según la oficina de prensa de los Mossos, las dos trabajadoras identificadas son del Ayuntamiento y le corresponde a esta administración actuar si así lo considera oportuno.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios ha instado a la Fiscalía a que abra diligencias e investigue los chivatazos. De no ser así, CSIF estudiará presentar un requerimiento oficial ante el ministerio público para que se emprendan las acciones oportunas.