Un vehículo utilitario ha volcado, pasada las primeras horas de la madrugada de este jueves, en la calle Provença en su confluencia con Castillejos. Incomprensiblemente, el conductor de un modelo Opel ha acabado dando la vuelta en el estrecho margen que hay en la calle después de golpear lateralmente por la derecha con otro vehículo (un Ford) estacionado y, posteriormente, hacerlo -ya girado- contra un Golf WV. 

A pesar de la aparatosidad del accidente, el conductor del coche involucrado no ha sufrido graves daños físicos, aunque ha necesitado la ayuda de otras personas que se encontraban en la zona para poder abandonar el vehículo, incluso antes de que se personasen varios vehículos de la Guàrdia Urbana.

En total, se han podido contar hasta tres dotaciones de los Bomberos de Barcelona, amén de varias patrullas de la GU, que han perimetrado la zona durante al menos una hora, hasta que ha podido ser retirado el vehículo accidentado. Ha sido necesaria la llegada de una grúa para poder darle la vuelta y llevarlo al depósito.

Al menos otros dos coches han quedado ligeramente afectados por el choque que ha provocado el inusitado vuelco. Además, se han personado dos ambulancias tras recibir sendas llamadas de emergencia de parte de diferentes ciudadanos, que se encontraban en el lugar de los hechos y que han presenciado el peculiar -y áñadamos extravagante- accidente, ya que se ha producido en plena vía recta y sin otros coches circulando en los costados.

Un ciclista contempla la extraña escena / MIKI
Un ciclista contempla la extraña escena en la calle Provença / MIKI

Aunque la imagen parezca decir lo contrario, el conductor del vehículo apenas ha sufrido daños leves y ni siquiera ha necesitado ser tratado médicamente, ya que sólo ha quedado 'encapsulado' dentro de su vehículo hasta que ha podido salir de él. Posteriormente ha pasado revista a cargo de una unidad de Atestados de la Guàrdia Urbana, a la espera de definir su condición física.