La comunidad de misioneros claretianos de Catalunya, que gestiona el colegio Claret de Barcelona, encargará a una persona externa a la comunidad religiosa la investigación y revisión de los casos de abusos a menores en el pasado que están saliendo a la luz por el testimonio de exalumnos de sus centros de enseñanza.

El pasado día 13, el colegio Claret de Barcelona apartó cautelarmente de toda actividad con menores al antiguo profesor y religioso claretiano, Francesc Figueres tras la denuncia de un exalumno en las redes sociales por presuntos abusos sexuales cometidos hace 20 años, y comunicaron el caso a la Fiscalía.

MÁS ABUSOS

Otros dos antiguos alumnos de colegios de los claretianos han denunciado este sábado, en declaraciones a TV3, abusos cometidos por religiosos o profesores laicos cuando estudiaban en sus centros. Así, Jordi, que en la actualidad cuenta con 49 años, ha acusado también al padre Francesc Figueras de haber abusado de él una noche en la que los alumnos de su clase habían salido de excursión.

"Recuerdo que me desperté y que me estaba tocando las partes intimas y noté que él se estaba tocando", ha indicado este antiguo alumno del Colegio Claret, que ha precisado: "Me estuvo tocando durante un rato, no fue cuestión de segundos. Yo no sabía muy bien que era todo eso y me quede paralizado durante la madrugada, hasta el día siguiente".

TOCAR LOS GENITALES

Otro exalumno ha denunciado por su parte que en el colegio de los claretianos de Sallent (Barcelona) un profesor que no era religioso abusaba de todos los niños de su clase. "Nos ponía detrás de la mesa para hacernos preguntas sobre la lección y entonces aprovechaba para poner la mano por debajo de los pantalones y tocar la zona de los genitales", ha indicado este testimonio, que ha asegurado que toda la clase fue víctima de los abusos de este profesor, que tras pasar por los claretianos fue maestro de la escuela pública.

Tras conocerse estos nuevos casos, la comunidad religiosa ha difundido un comunicado en el que expresa "nuestra preocupación y firmeza ante cualquier caso de abusos a menores" y su "compromiso total en aclarar cualquier hecho que haya podido ocurrir en alguno de nuestros centros y que, siempre que se pueda demostrar, se asuman las responsabilidades pertinentes".