La tercera operación policial para acabar contra carteristas reincidentes en el metro de Barcelona ha acabado con cinco personas detenidas en aplicación de la Ley de Extranjería. La redada, que se ha iniciado este lunes a las 7:30 horas, se ha saldado con un denunciado por apropiación indebida de un móvil, y otro denunciado por poseer hachís y una arma prohibida.

La operación, que se enmarca en el dispositivo Draga, se ha realizado conjuntamente con Guardia Urbana y la Policía Nacional para combatir la delincuencia multirreincidente en el suburbano de la ciudad.

DELINCUENTES REINCIDENTES

La actuación se ha realizado en las estaciones de Plaza Catalunya, Sagrada Familia y Estació de Sants. Además, agentes se han desplazado al Centro de Seguridad y Protección Civil del metro para hacer un seguimiento a través de las cámaras de vigilancia.

La operación policial se ha desarrollado para localizar a delincuentes reincidentes actuando in fraganti o en actitud de búsqueda de posibles víctimas. Los agentes han señalado que, tras identificarlos y comprobar si tienen algún requerimiento pendiente, si los identificados son extranjeros se comprueba su situación administrativa.

TERCERA REDADA

El viernes pasado se realizó una segunda redada en Barcelona en menos de un mes. El pasado 27 de agosto los agentes policiales arrancaron el dispositivo Draga que se saldó con 70 detenciones. En este caso, una redada con más de 100 agentes acabó con la detención de 17 personas por infracción de la ley de extranjería. Según los Mossos d'Esquadra​, los arrestados acumulaban más de 150 detenciones, la mayoría por robos y hurtos. En el dispositivo también participaron agentes de la Guardia Urbana, los Mossos d'Esquadra y la Policía Nacional.

El operativo del viernes 6 de septiembre finalizó con un balance de dos investigados por apropiación indebida de un teléfono móvil, una persona denunciada por tenencia de hachís y 17 detenidos en el marco de la aplicación de la ley de extranjería.