Los dos acusados de propinar una brutal paliza a dos hombres en el Metro de Barcelona han llegado a un acuerdo con la Fiscalía y las dos acusaciones y han aceptado una pena de cinco años de prisión, así como el pago de una indemnización de 30.000 euros a las víctimas. El pacto ha evitado la celebración del juicio, que debía iniciarse este martes en la Sección Sexta de la Audiencia de Barcelona.

Los hechos ocurrieron el 8 de marzo de 2015, en la estación de Entença del Metro de Barcelona. Los acusados han reconocido los hechos y se les ha condenado a 3 años de cárcel por un delito de lesiones con deformidad, y a dos años por delito de lesiones agravadas, así como una multa de 900 euros por un delito leve de daños, además de la indemnización a las víctimas.

DROGAS

La pena de prisión de los acusados ha quedado suspendida en base a la petición de la defensa, que ha trasladado la rogatoria al juez en base a los informes que demuestran que ambos eran dependientes de las drogas cuando ocurrieron los hechos y que certifican que están siguiendo un programa de desintoxicación, uno de ellos, B.H., desde la cárcel donde está recluido por otros hechos.

Tras renunciar a recurrir la sentencia, tanto la fiscalía como las acusaciones y la defensa, el juez la ha dictado en firme y estudiará las alegaciones de la defensa para suspender las penas de prisión, en base a los informes que ha entregado el abogado de los agresores.

SALVAJE AGRESIÓN

​Según la sentencia, acatada por los dos acusados, J.L.N. y B.H., la madrugada del 8 de marzo de 2015 acudieron a la parada Entença de la L5 del Metro de Barcelona junto a un grupo de hasta nueve jóvenes, algunos tapados con pasamontañas, y actuaron "de acuerdo en la distribución de acciones encaminadas a menoscabar la integridad física de cualquier persona que encontraran". El acusado J.L.N. llevaba un machete de grandes dimensiones, y otro de los miembros llevaba un bisturí, así como piedras de gran tamaño.

Las víctimas no tenían ninguna relación con los agresores y no hubo ninguna provocación para iniciar las palizas. El grupo de jóvenes se abalanzó contra dos hombres a los que empezaron a pegar puñetazos y patadas por todo el cuerpo, lanzaron grandes piedras sobre ellos y facilitaron que J.L.N. les asestara varios golpes con el machete.

En un primer momento, la Fiscalía pedía para ambos acusados una pena de 11 años de cárcel por los delitos de lesiones con deformidad y lesiones agravadas con agravante de abuso de superioridad y disfraz. En la misma vista se ha absuelto a otras tres personas que estuvieron implicadas en la agresión, aunque solo habían sido acusadas por los agredidos.