La Guardia Civil no solo se dedica a buscar droga en los controles aeroportuarios. También persigue otras sustancias de contrabando, como el tabaco, elevadas cantidades de dinero y objetos elaborados con animales protegidos o los propios animales.

Es el caso de los 11 caballitos de mar que se decomisaron en 2018. Otros ejemplos de obejtos que se han incautado el año pasado son un cráneo de cocodrilo, un par de botas elaboradas con la piel de este reptil, esqueletos de coral o calaveras.

TABACO Y DINERO

Otros elementos incautados que sí que son legales, pero con los que no se puede viajar llevando grandes cantidades son el tabaco, del que se han intervenido 261.651 cajetillas y 2.298 kilos de picadura, o el caviar. En total, 20 latas de huevas de esturión se han confiscado en la aduana del Aeropuerto de Barcelona durante 2018.

Tampoco se puede viajar con más de 10.000 euros cuando el destino se encuentra fuera de España o más de 100.000 euros dentro del país. Esto ha provocado que los agentes de aduanas hayan decomisado un millón de euros, así como 12.295 libras, que no habían sido declaradas.

DROGAS

Lo que no está permitido transportar, ni en grandes ni en pequeñas cantidades, son las drogas. En total, se han intervenido 719 kilos de distintas sustancias estupefacientes en 2018, motivo por el cual se han detenido a 79 supuestos traficantes. 

La droga más incautada, sorprendentemente, es el khat, una planta con un potente efecto narcótico. En 2018 se han encontrado 314 kilos de esta planta, por 208 kilos de cocaína o 55 kilos de marihuana.

Aunque tiene muchas propiedades curativas, tampoco es legal viajar con hojas secas de coca, de las que se han decomisado 42 kilos. Otras sustancias incautadas son metanfetaminas (19 kilos), hachís (3 kilos) o su resina (1 kilo).