La Guàrdia Urbana de Barcelona admite que no cuenta con suficientes efectivos para "asegurar y controlar diariamente" que los manteros no se instalen en el vestíbulo que existe bajo la plaza Catalunya, donde este martes se produjo un desalojo policial, a cargo de la GU y de los Mossos.

"La actuación policial sirvió para ese día, pero no podemos asegurar que los manteros no vuelvan a instalarse en cualquier otro momento", ha dicho a los medios el comisionado de Seguridad del Ayuntamiento de Barcelona, Amadeu Recasens. "No podemos evitarlo por falta de medios suficientes para vigilar permanentemente". 

REUNIÓN EN EL AYUNTAMIENTO

Recasens se ha reunido, este miércoles, en la sede del Ayuntamiento, con los principaes responsables de seguridad de TMB (Transportes Metropolitanos de Barcelona) y de los Mossos d'Esquadra, es decir, las tres partes que se ven afectadas por lo que ocurre en el intercambiador (donde se une el Metro con la estación de trenes) subterráneo de la más famosa plaza barcelonesa.

"Actuar en un momento concreto se puede hacer siempre, pero si no hay continuidad a partir de un refuerzo de personal, no servirá de nada hacer este tipo de operativos", ha añadido el máximo responsable de la Guàrdia Urbana barcelonesa.