ARCHIVADO EN:

 

Una furgoneta se ha convertido en el símbolo del primer ataque yihadista en Barcelona. A las 16:52 horas, el vehículo ha arrollado a cientos de personas y ha dejado, al menos, 13 muertos y más de un centenar de heridos a lo largo de la Rambla. Los Mossos d'Esquadra han detenido a dos personas: una en Ripoll y otra en Alcanar, pero el conductor de la furgoneta continúa fugado. La conselleria d'Interior ha relacionado el atentado terrorista con la explosión de la pasada madrugada del jueves en este municipio de la provincia de Tarragona. Estado Islámico ya ha reivindicado el atentado.

Recorrido realizado por la furgoneta en el centro de la ciudad / EFE

LA CRONOLOGÍA DE LOS HECHOS

Tal como ha relatado el Major de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluís Trapero, la furgoneta ha accedido por la zona central de la Rambla (junto a la fuente de Canaletes) y ha bajado a gran velocidad hasta la altura del Liceu. A lo largo del trayecto, el conductor ha arrollado de forma intencionada a la multitud que ocupaba la vía, dejando un rastro de 13 muertos y un centenar de heridos. De hecho, el conseller de Interior, Joaquím Forn, ha señalado que la cifra se puede incrementar conforme pasen las horas, ya que hay personas muy graves y otras heridas que se han dirigido por su propio pie hasta los centros hospitalarios.

Inmediatamente, se ha producido una estampida humana en la Rambla y la histeria se ha colectivizado. De hecho, los nervios y la tensión se han apoderado de todos los transeúntes y en varias ocasiones se han producido carreras descontroladas causadas por el pánico. Cualquier ruido o movimiento extraño era motivo de estado de alerta, sobre todo causado por las constantes informaciones falsas que circulaban por las redes sociales y los teléfonos móviles, a pesar que los Mossos d'Esquadra y la Guardia Urbana hubiesen acordonado una amplia zona de seguridad (hasta la Gran Via).

Un agente de la Guardia Urbana mantiene acordonada la rambla de Catalunya / DAVID GARCÍA MATEU

EL ATAQUE, 'IN SITU'

Un camarero del restaurante Chalito, en la misma Rambla, ha explicado cómo repentinamente su establecimiento se ha llenado de transeúntes buscando refugio. La policía le ha mandado bajar las persianas de inmediato, como al resto de locales de la zona. Otro grupo de turistas inglesas ha explicado, aún con lágrimas en los ojos, que se habían atrincherado en el Corte Inglés y temían por sus vidas. 

Una madre, aún de la mano de su hija, ha relatado haber escuchado un sonido estridente y "a partir de ahí, todo ha sido caos". Ambas se han refugiado en un restaurante cercano a plaza Catalunya junto a un grupo de turistas y han explicado que la histeria se ha apoderado de muchos de ellos y se han vivido momentos de auténtica tensión, con varios ataques de ansiedad.

UNA CÉLULA TERRORISTA

Simultáneamente, los cuerpos policiales han desplegado el operativo 'jaula' y 'cronos'y la ciudad se ha visto cerrada sobre si misma con el objetivo que los terroristas no escaparan. Sin embargo, los puntos en los que se han producido las detenciones desvelan que algo ha fallado. Los terroristas, al bajar de la furgoneta Fiat (alquilada en Santa Perpètua de la Mogoda), han salido corriendo por las calles de Ciutat Vella y han logrado escapar hasta Ripoll y Alcanar, donde han sido detenidos. Por lo tanto, todas las informaciones que señalaban posibles atrincheramientos con rehenes o tomas de restaurantes en Paral·lel o Tallers han resultado ser falsas.

Desde la conselleria de Interior no se ha descartado que se produzcan nuevas detenciones, ya que Forn ha afirmado que ha actuado una célula terrorista. A última hora del jueves, la Rambla todavía presentaba un fuerte control policial y hasta cerca de medianoche los locales comerciales continuaban liberando a las personas confinadas. Algunas incluso han llegado a pasar seis horas encerradas en tiendas, bares o restaurantes.

Despliegue policial en el lugar del atentado / EFE/Andreu Dalmau

Tal como ha señalado Trapero, “contemplamos que se trata claramente de un atentado terrorista por la voluntad de matar al máximo número de personas posibles”. De hecho, ha vinculado el ataque en el corazón de Barcelona con la explosión de Alcanar que dejó un muerto, varios heridos y la destrucción de buena parte del edificio. “Algunos elementos de la investigación que no podré entrar a detallar nos llevan a conectar de forma clara y con pocas dudas ambos accidentes”, ha añadido el Major de los mossos.

EVITAR LAS INFORMACIONES FALSAS

Forn ha querido destacar que ahora la labor se debe centrar en “garantizar la seguridad y la tranquilidad” y evitar dar informaciones falsas, “que pueden perjudicar la investigación”. Respecto a las víctimas, el conseller ha detallado todos los protocolos y servicios que se han puesto en marcha (atención psicológica, listas de heridos, apoyo a familiares, etc.), aunque ha recordado que si algunos de los fallecidos no llevaban documentos de identidad y nadie los reclama, el proceso se puede alargar más de lo que se podría desear. Sin embargo, cabe destacar que los consulados llevan desde primera hora de la tarde en contacto con los cuerpos policiales.

Tanto Trapero como Forn han hecho un “agradecimiento muy sincero a todos los cuerpos operativos”. Además, ha querido destacar la “responsabilidad” de la ciudadanía, la cual “ha respondido de forma ejemplar y cívica”. A la vez, el conseller de Interior ha invitado a toda la ciudadanía a participar este viernes a en el acto que se celebrará en la plaça de Catalunya a las 12 horas de la mañana. España, Catalunya y Barcelona ya han declarado varios días de luto oficial.