Las noches de los fines de semana son complicadas en el Metro de Barcelona. Las agresiones y algunas escenas desagradables son habituales a altas horas de la noche y los ataques de grafiteros ya son una excepción, según denuncian trabajadores de TMB, tras el ataque que han sufrido, la pasada madrugada, algunos pasajeros en la estación de Maragall.

En los últimos meses se han producido muchas pintadas en los vagones del metro. En algunas ocasiones, acompañadas de agresiones a usuarios del transporte público y a trabajadores de TMB.

“La sensación de inseguridad es total”, denuncia a Metrópoli Abierta una trabajadora del metro. “Por la noche se puede ver de todo. Hay gente que pasa miedo y somos bastantes los trabajadores que no queremos que nuestros hijos cojan el metro a altas horas de la madrugada. Prefiero que me despierten y tenga que bajar a pagarles el taxi”, añade la misma fuente.

Otra 'actuación' de grafiteros en el metro de BCN / Archivo