La Guàrdia Urbana ha arrestado este domingo a un hombre que intentó saltarse un control de alcoholemia en el distrito de Horta-Guinardó. El conductor, que presentaba una tasa de alcohol en sangre tres veces superior a la permitida, había agredido a su mujer durante el trayecto en coche.

Fuentes de la policía local han explicado a través de las redes sociales que pararon a un vehículo que realizaba maniobras evasivas. Tras realizar la prueba de alcoholemia, el hombre dio una tasa de 0,73mg/l de alcohol en sangre. Para los conductores en general, el límite permitido es de 0,25 mg/l en aire aspirado.

La Guardia Urbana no ha facilitado si el hombre ha ingresado en prisión o si ha pasado a disposición judicial.