ARCHIVADO EN:

Durante el año pasado, la Guàrdia Urbana de Barcelona interpuso 650 sanciones por estacionar en zonas reservadas para personas con movilidad reducida y otras 214 por usar tarjetas de personas con discapacidad copiadas, falsificadas o no emitidas por el consistorio.

Las tarjetas de aparcamiento individual para personas con discapacidad sirven para aparcar gratuitamente y sin limitación de tiempo en las reservas de aparcamiento públicas para vehículos de personas con movilidad reducida, estacionamientos con horario limitado (zona azul) y para vecinos (zona verde) sin necesidad de comprobante, y en las zonas de carga y descarga.

En la ciudad hay 22.108 tarjetas otorgadas, el 74 % de ellas a titulares no conductores, según ha informado este jueves el Ayuntamiento de Barcelona.

Existen tres tipos de tarjetas: Tarjeta para conductor, para mayores de 18 años con discapacidad reconocida igual o superior al 33 % y tengan carné de conducir; tarjeta para no conductor para mayores de 3 años y menores de 3 años con pluridiscapacidad que dependan de aparatos técnicos para sus funciones vitales y mayores de 3 años que aporten un certificado específico del centro de Atención a las Discapacidades de la Generalitat de déficit visual.

Asimismo existe la tarjeta para transporte colectivo para las personas físicas o jurídicas titulares de vehículos adaptados destinados al transporte colectivo exclusivo de personas con discapacidad.

EVITAR EL USO FRAUDULENTO

Es por eso que para evitar el uso fraudulento de las tarjetas y evitar el estacionamiento de vehículos no autorizados en las zonas reservadas para personas con movilidad reducida, la Guàrdia Urbana lleva a cabo una labor de inspección, que el año pasado se saldó con un total de 864 sanciones, de las que 650 fueron por estacionar en zonas señalizadas para uso exclusivo de vehículos conducidos o ocupados por personas con discapacidad.

El resto fueron por utilizar fotocopias o reproducciones de tarjetas para aparcar en zonas azules, zonas de descarga o zonas reservadas para personas con movilidad reducida. El uso fraudulento de las tarjetas de aparcamiento para personas con movilidad reducida está sancionado con multas de entre 301 hasta 6.000 euros.