Las seis estaciones centrales de la L2 cierran desde este sábado, 27 de julio, hasta el 30 de agosto por obras. En concreto, las paradas que no funcionarán serán Sagrada Família -que se convertirá en inicio y final de línea-, Monumental, Tetuan, Passeig de Gràcia, Universitat, Sant Antoni y Paral·lel. El corte de la L2 se sumará al cierre de nueve estaciones de la L1, y a partir del lunes 29 de julio, a dos de la L5.

En el caso de la L2, Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB) no pondrá en funcionamiento buses lanzadera, y para hacer el recorrido entre Sagrada Família y Paral·lel, los usuarios deberán tomar las líneas de bus que cubren total o parcialmente la ruta. Según TMB, se trata de los buses D50, H12 y H16. La empresa de transportes también aconseja utilizar la L3 de metro, que estará a pleno rendimiento en agosto.

EL SINDICATO CGT SIN INFORMACIÓN

El representante del sindicato CGT de bus y expresidente del comité de empresa, Saturnino Mercader, ha dicho a Metrópoli Abierta que la dirección no les ha informado de nada. Opina que si no hay buses lanzadera lo lógico es que se refuercen las líneas ordinarias, pero en la nota de prensa difundida por TMB no se dice que este servicio se vaya a ampliar.

Este medio se hizo eco hace unos días de las advertencias de la síndica de greuges de Barcelona, Maria Assumpció Vilà, que alertó que una de las líneas propuestas como alternativa de transporte es la H16, cuyas paradas más próximas a la estación de Paral·lel están a 14 y 9 minutos a pie, respectivamente. Vilà recomendó a TMB mantener a la ciudadanía correctamente informada, comunicar y señalizar de forma clara y sencilla las alternativas de transporte y reforzar la presencia de trabajadores e informadores.

RENOVACIÓN DE VÍAS

El corte de la L2 se prolongará durante 35 días. El motivo es la ejecución de unos trabajos de renovación de distintos tramos de vías por valor de 2,5 millones. Concretamente se actuará sobre unos 1.500 metros de vías para sustituir los carriles y las fijaciones actuales por unas de nuevas que ofrecen unas prestaciones mecánicas mejores.

Al cierre de las seis estaciones de la L2 se sumará el lunes 29 de julio el corte de la L5 entre Can Vidalet y Collblanc (con la parada de Pubilla Cases también afectada). En este caso, TMB sí que pondrá en funcionamiento buses lanzadera para cubrir esta ruta con el mismo horario del metro. El corte de la L5 es por las obras de construcción de la nueva parada de Ernest Lluch, que han estado paralizadas siete años.

Los viajeros de la L5, cuyo servicio quedará totalmente partido en dos hasta el 1 de septiembre, también pueden utilizar los trenes de Cercanías para llegar hasta Cornellà, origen y final de la L5 en uno de sus extremos. También se propone usar el tranvía desde Can Rigalt hasta la estación de Ernest Lluch para desplazarse entre las estaciones de metro cerradas. 

Desde el pasado 29 de junio y hasta el 30 de agosto, otro corte afecta a casi la mitad de la L1, también por obras. Está fuera de servicio el tramo entre las estaciones de Clot -que se convierte en origen y final- y Fondo, ya en la localidad de Santa Coloma de Gramenet. TMB puso en marcha dos servicios de buses lanzadera, uno entre Clot y Fabra i Puig y otro entre Sant Andreu y Fondo. Durante casi todo el mes de julio, una persona que quería coger las dos lanzaderas tenía un paseo de 10 minutos por la rambla Onze de Setembre bajo un sol abrasador, entre donde le dejaba el primer bus y el segundo iniciaba su recorrido.

SE QUITAN BUSES DE OTRAS LÍNEAS

Desde el sindicato CGT, Mercader critica la falta de planificación de TMB y el mal servicio que está dando a los usuarios. "Se están poniendo más buses para cubrir la ruta alternativa, pero como no se cuenta con los vehículos necesarios se están quitando de otras líneas. Solo desde la cochera de Triangle cada día hay entre 12 y 15 buses que son desviados", afirma el representante sindical. Esto, evidentemente, tiene una repercusión en las líneas en las que se quitan vehículos: los usuarios tienen que esperar más tiempo del previsto.

Tras las criticas recibidas, TMB ha recificado y ha dicho que desde el 25 de julio una única lanzadera cubrirá todo el corte de la L1 desde Clot a Fondo, mientras que otro bus reforzará el tramo entre Clot y Fabra i Puig, con una frecuencia de paso de entre cinco y seis minutos los días laborables. Las obras en la L1 está previsto que acaben el 30 de agosto.