ARCHIVADO EN:

Tres veces en menos de dos años. Así dicho parece poco, pero cuando se refiere a los atracos que ha sufrido un bar en los últimos meses, la cosa es mucho más seria. Así que hablar de temas de inseguridad con Paco Romero, propietario del Restaurante Capricho Gallego, es recibir un máster sobre este tema y conocer de primera mano la indignación, la rabia y la impotencia que siente una persona cuando percibe que desde las administraciones no se hace todo lo posible para atajar este problema.

Las quejas de este pequeño empresario de la restauración están suficientemente justificadas, tanto por lo que se refiere a la actuación de las administraciones como a la facilidad con la que los delincuentes actúan y la impunidad con la que se mueven.

¿Cuántas veces ha sufrido un atraco en su local?
Han entrado tres veces en los últimos 18 meses. De hecho, en abril del año pasado entraron dos veces. La tercera fue en julio de este año. Fue aquella que se grabó en vídeo y pudo ver todo el mundo.

¿Qué pérdidas ha tenido como consecuencia de estos robos?
Además de la rotura de la persiana y del cristal, el tiempo que hemos tenido que dejar de trabajar. Eso sin contar con el tiempo que he pasado en comisaria para poner la denuncia, o el tiempo de noche que he tenido que quedarme en el local con la persiana rota hasta que por la mañana han venido a repararlo.

¿Ha instalado medidas de seguridad?
Sí, varias, pero los ladrones saben cómo actuar y cuánto tiempo tienen antes de que se puede reaccionar y qué deben buscar dentro. Es evidente que conocen el local y van a buscar lo que les interesa en el menor tiempo posible.

¿Cómo se siente cuando le pasan estas cosas?
Sientes impotencia. Yo vivo al lado del local y desde que me suena la alarma en el móvil hasta que bajo apenas transcurren dos o tres minutos. La última vez yo llegaba y ellos doblaban la esquina corriendo. Aunque los perseguí, los perdí de vista.

¿Qué le ha dicho la policía?
Que están en ello. Pero, sinceramente, no creo que a estas alturas vayan a detener a nadie. Eso sí, se molestaron cuando, la última vez, subí el vídeo a las redes sociales para ver si alguien era capaz de identificar a alguno de los ladrones. Yo solo quiero que les detengan y que no vuelven a robar a nadie.

Tras estos atracos, ¿su percepción de la seguridad en la ciudad es mejor o peor que antes?
En los últimos años algo ha cambiado para peor en este tema. Recuerdo que con Trias había más seguridad, o por lo menos se percibía que había menos problemas. Pero en los últimos años la situación ha empeorado mucho. No soy político, pero creo que las cosas se tienen que hacer de otra manera. Muy cerca de aquí hay unos chavales que han ocupado una casa. Y desde dentro del bar vemos como se dedican a robar, pegan tirones, entran en el súpermercado y roban con un descaro sorprendente y no podemos hacer nada. Si les denuncias, sientes que pierdes el tiempo ya que poco después están en la calle. Y no puedes encararte con ellos ya que suelen responder de manera violenta.

¿Barcelona necesita medidas más contundentes? 
Sí. Los comercios nos sentimos desprotegidos y tenemos la sensación de que falta voluntad política para solucionar los problemas de seguridad que se viven en muchas calles de Barcelona. 

En los siguientes vídeos se ve, en el primero, cómo unos ladrones actúan en el bar rompiendo los cristales y la persiana metálica, y en el segundo como un ladrón aprovecha un descuido para robar un móvil que se esta recargando en el mismo local.