ARCHIVADO EN:

Un narcotraficante buscado por la policía ha abierto un supermercado de droga en el centro de la capital catalana. Chan Shah se ha instalado en un piso de la calle Nou de Sant Francesc donde distribuye drogas como cocaína y hachís, sobre todo a los turistas.

El narcotraficane capta en la esquina de la calle Escudellers con Nou de Sant Francesc a los principales clientes, para venderles toda clase de estupefacientes.

En este sentido, una persona que vive cerca del bloque asegura que “estamos con el agua al cuello. Es un ir y venir de personas durante toda la noche”. Además, lamenta que los residentes del inmueble “se sienten intimidados y abandonados” tanto por los Mossos d’Esquadra como por el Ayuntamiento de Barcelona, según avanza Crónica Global

AMENAZAS

El miércoles pasado un desconocido entró en el bloque, agarró varias de las macetas que decoran la entrada y se puso a lanzaras contra el piso del narcotraficante. Tras el incidente, salieron cinco personas del inmueble con cuchillos y palos. Los vecinos llamaron a los Mossos, pero les derivaron a la Guardia Urbana, apuntala uno de ellos.

Además, han reventado la puerta de la entrada y, según uno de los residentes, “ahora queda abierta todo el día, pero según como encaja no se puede abrir”. En esta línea, el vecino asegura que ayer su hija quiso entrar a la vivienda y no pudo, por lo que tuvo que pedirle a uno de los narcos que se la abriera. El traficante le agregó riéndose: “yo la abro cuando quiero”, y le pegó una patada y finalmente la abrió.

REUNIÓN DE VECINOS

Los residentes del bloque, unos 30, han celebrado un par de reuniones de vecinos para acordar instalar cámaras de vigilancia y la opción de contratar a una persona que vigile la puerta, pero les piden 4.000 euros al mes, critica una vecina.