Los distritos de Sant Martí y Sant Andreu han estrenado los equipos de la nueva Policía de Barrio que a partir de ahora patrullarán por las calles y que actuarán como interlocutores con los vecinos de la zona. En total serán 24 agentes, doce por distrito, que se encargarán de recorrer las calles y de mantener un contacto de proximidad con el tejido asociativo y con los vecinos.

Los agentes que forman parte de esta Policía de Barrio han tenido que superar un curso de formación especializada para afrontar las diversas situaciones que se pueden encontrar en su día a día. Este periodo de especialización les ha aportado los conocimientos necesarios sobre la características específicas de cada barrio que les permitirán aportar las soluciones adecuadas a cada situación a la que se enfrenten.

Esta nueva función de la Guardia Urbana pone especial atención en la detección e intervención en conflictos de convivencia, asuntos de inmigración o gestión de casos de violencia machista, entre otras problemáticas que se pueden encontrar. Para poder afrontar estos asuntos de la forma más adecuada, los policías han sido especialmente preparados en la mejor forma de solucionar este tipo de conflictos.

La implantación de esta nueva Policía de Barrio se enmarca dentro del nuevo Plan Director de la Guardia Urbana. Sant Martí y Sant Andreu siguen en este caso la senda de Nou Barris, donde ya se implantó la Policía de Barrio el pasado mes de abril. Además, está previsto que a lo largo de 2018 la Policía de Barrio se despliegue por el resto de los distritos de la ciudad, con una plantilla que llegará a los 73 agentes.