ARCHIVADO EN:

La ciudad de San Francisco, uno de los centros neurálgicos de la tecnología a nivel mundial, ha hecho una propuesta para eliminar el reconocimiento facial. Aunque esto podría sonar a broma, los responsables de la oferta aseguran que tiene más inconvenientes que beneficios. 

La Junta de Supervisores de San Francisco, un organismo similar al Ayuntamiento, ha votado una ordenanza para detener la vigilancia secreta. Esta pretende limitar el uso de los datos biométricos en la ciudad, entre ellos los sistemas de reconocimiento facial. 

Consideran que la tecnología de la vigilancia puede atentar gravemente contra las personas. Aseguran que durante años se han utilizado sistemas de vigilancia para intimidar u oprimir a comunidades y grupos, por eso creen que el reconocimiento facial también podría tratarse de eso. Confirman que ponen en peligro los derechos y las libertades civiles y que esto pesa mucho más que los supuestos beneficios que tiene este tipo de 'vigilancia'. 

Un estudio realizado por la Universidad de Georgetown avala esta teoría. La investigación revela que la mayoría de adultos estadounidenses aparecen en las bases de datos de fotografías de los cuerpos policiales.

POCAS LEYES SOBRE EL TEMA

En España todavía no tenemos una legislación sobre el reconocimiento facial, aunque en el último año se hayan endurecido las leyes sobre la protección de datos, van surgiendo nuevos métodos que podrían violar las normas. Ya hay cajeros que utilizan el reconocimiento facial y en algunos establecimientos hosteleros se ha comenzado a experimentar con el pago mediante reconocimiento del rostro.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.