Los barceloneses se sienten indefensos por el aumento de la inseguridad en Barcelona. Uno de cada tres ciudadanos aseguran que han sufrido un acto delictivo desde 2015 y los robos se han disparado en el metro y los autobuses. También, en la calle. Los saqueos a domicilio y los hurtos de teléfonos móviles completan el podio de las robos más habituales de la Ciudad Condal, según el segundo Barómetro de Centre d'Estudis Sociològics para Metrópoli Abierta.

El 24,8% de los vecinos de Barcelona afirman que han sido víctimas de un robo en el metro, el autobús o la calle. El estudio demoscópico también desvela que el 19,8% de los barceloneses han padecido un saqueo en su domicilio y el 16,2% denuncian que le han sustraído el móvil.

“El metro de Barcelona es cada día más inseguro y peligroso. Los fines de semana se ven escenas impropias de una sociedad avanzada. El metro cada día es más peligroso y yo prohíbo a mi hija que lo coja un sábado por la noche. Prefiero que me despierte y tenga que pagarle el taxi”, asegura un trabajador de TMB a Metrópoli Abierta, muy preocupado por el incremento de las acciones violentas de los grafiteros.

OTROS DELITOS HABITUALES

Los otros delitos más habituales en Barcelona son los robos de cartera, bolsos y monederos (10,5%), los intentos de robo (9,2%), las agresiones (4,1%), los hurtos en el interior de un vehículo (3,5%), los atracos (2,5%) y los robos en el lugar de trabajo (2,4%).

Los jóvenes de 18 a 24 años (47,3%), los residentes en el Eixample (48,3%), los usuarios del bicing (62,2%) y los que se plantean un cambio de residencia fuera de Barcelona (46,6%) son los colectivos que más han sufrido el incremento de la delincuencia en la capital catalana.

CIUDAD MÁS SUCIA E INSEGURA

La inseguridad y la suciedad, según el Barómetro de Centre d'Estudis Sociològics, son los problemas peor gestionados por el actual gobierno municipal. Su incapacidad para solucionar los grandes conflictos explica que el 65% de los ciudadanos afirmaran en octubre que estaban descontentos con la gestión de la alcaldesa. Cuatro meses antes, el porcentaje era del 57%.

Los barceloneses también denuncian que Colau no ha sabido resolver otros conflictos emergentes como la proliferación de los narcopisos y el top manta.

LA MOVILIDAD SE ATASCA

La movilidad de Barcelona es otra asignatura pendiente. Los ciudadanos están especialmente decepcionados con el papel de la alcaldesa en el conflicto del taxi y su incapacidad para mejorar las entradas y salidas de la ciudad. También desaprueban su gestión para regular la proliferación de patinetes en la capital.

El problema de la vivienda tampoco mejora en Barcelona. Los ciudadanos puntúan con un 4,2 la gestión al actual gobierno municipal.  Los precios oscilan muchísimo en función de los distritos. Una vivienda de alquiler en Sarrià-Sant Gervasi cuesta el doble que en Nou Barris.

El turismo, en cambio, ya no suscita tanto rechazo en Barcelona. Este problema es percibido mayoritariamente en Ciutat Vella y Eixample, sobre todo en las calles próximas a la Sagrada Família.

LA IMAGEN DE LA GUÀRDIA URBANA

El estudio demoscópico también analiza la valoración de los barceloneses sobre los servicios públicos. Los mejor considerados son los mercados municipales, el metro y el suministro del agua. Las peores notas son para la Guàrdia Urbana y la limpieza.

Los resultados obtenidos en esta encuesta del Centre d'Estudis Sociològis sobre el grado de satisfacción y descontento de los barceloneses se han obtenido tras realizar 600 entrevistas a hombres y mujeres de 18 o más años empadronados en Barcelona, con derecho a voto en las elecciones municipales de 2019. El nivel de confianza para los resultados es del 95,5%. El trabajo de campo mediante entrevistas se realizó entre el 8 y el 17 de octubre de 2018.